Ósmosis inversa

El agua de mar es empujada a alta presión hacía unas membranas que, igual que unos «filtros moleculares», dejan pasar solo el agua dulce y pura.
La mayoría de las partículas sólidas disueltas no pasan a través de la membrana. Estos residuos, así como la solución salina sobrante resbalan sobre la superficie de la membrana y son desechadas.

Todas las partículas disueltas en el agua de mar no pueden ser eliminadas.
En efecto, el sistema está concebido para desechar el 99% de los TDS (Sólidos Totalmente Disueltos), dicho de otra manera, aproximadamente 2% de los 35000 PPM / TDS pasarán a través de la membrana, esto nos garantiza una agua potable con 500 TDS.

Un punto importante a señalar, es que el agua potable producida por vuestro sistema de ósmosis inversa, es esencialmente estéril.
Es conveniente tratar vuestra reserva de agua dulce y potable, periódicamente, con cloro o yodo para mantenerla siempre sana.

Pero cuidado, el cloro no debe en ningún caso penetrar en vuestro sistema de desalinización ya que este podría estropearse.